Descargar

Compartir esta página

Energía

El consumo de energía está directamente vinculado a las emisiones de gas de efecto invernadero y al cambio climático. Las principales fuentes de energía de Gildan incluyen la biomasa, el combustible búnker y la electricidad. El combustible búnker y la biomasa se utilizan principalmente para calentar el agua necesaria para nuestro proceso de teñido y compactación, y se clasifican como “energía directa”. El resto de la energía requerida proviene de la electricidad comprada, la cual se clasifica como “energía indirecta”. Nuestras plantas textiles y de calcetines, así como las de hilado en los Estados Unidos, representan una gran parte de la electricidad que usamos. Gildan estableció un objetivo de reducción del consumo energético de nuestras plantas de un 10% en 2020, en comparación con nuestros valores de referencia de 2015.  En el 2016, la intensidad de uso de la energía disminuyó en un 10% en comparación con el año de referencia 2015 y, por tanto, cumplió con el objetivo del primer año. Continuamos intensificando nuestros esfuerzos por mantener una tendencia de disminución de la intensidad de la energía en nuestras operaciones, en especial a medida que expandimos nuestras operaciones de manufactura hacia el futuro. Esto incluye el término de la construcción de una nueva planta de producción textil en el complejo de Río Nance.

El principal proyecto para alcanzar este objetivo sigue siendo la instalación de enfriadores de alta eficiencia que operen a partir del vapor generado por nuestro aumento de la generación de biomasa. Un segundo proyecto identificado para lograr el objetivo es la instalación de sistemas de recuperación de calor del agua caliente en todas nuestras instalaciones de textiles. Este proceso nos ha permitido generar aproximadamente 3,700,000 m³ de agua caliente a partir de aguas residuales. Este proyecto ha contribuido a la reducción de aproximadamente 140,000 toneladas de vapor, que ya no es necesario para calentar el volumen de agua mencionado anteriormente. Otros proyectos incluyen un esfuerzo por aislar las tuberías de vapor y condensado a fin de minimizar las pérdidas, el cambio de luces por otras más eficaces y mejores prácticas de manejo del aire comprimido.
 
En el 2016, la intensidad del uso energético (en GJ por kilogramo de producto) disminuyó en un 10% en todas las instalaciones de Gildan, en comparación con el año 2015.

En el 2016, el consumo de energía global en todas nuestras instalaciones y oficinas, incluidas las energías directa e indirecta, fue de aproximadamente 6,214,952 gigajulios, en comparación con los 6,633,851 gigajulios del 2015. Este consumo se desglosa de la siguiente manera:

  • el 56.5% del consumo de energía provino de fuentes de energía eléctrica indirectas;
  • el 43.5% del consumo de energía provino de fuentes de energía eléctrica indirectas.

(Para obtener más información, consulte la tabla de consumo de energía por tipo)

En el 2016, experimentamos un aumento del 50% en el consumo de combustible búnker, en comparación con el año 2015. Esto se atribuye a una combinación de factores que incluyen la disminución del uso de la biomasa como sustituto del combustible búnker debido a la calidad de la mezcla de biomasa, el cambio constante de las condiciones de mercado, el apoyo necesario para la ampliación de las instalaciones actuales y su puesta en marcha. Desde el 2010, el consumo de combustible búnker ha disminuido en un 63%.

Las cifras de la empresa se han normalizado según una referencia de base ajustada que considera las fusiones, adquisiciones y ventas de activos ocurridas desde el 2010. Para obtener más detalles sobre la metodología que se utiliza para ajustar la referencia de base, consulte nuestra sección de informes.

QUIERO ENVIAR ESTA PAGINA